Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Search in posts
Paula Andreu
Paula Andreu
Más destinos desde Kuala Lumpur

Cómo llegar al centro de Kuala Lumpur desde el Aeropuerto

5/5 - (1 voto)
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Descubre conmigo la mejor forma de desplazarte desde el aeropuerto de Kuala Lumpur hasta el centro de la ciudad, mediante el transporte público, la forma más económica, cómoda e interesante de viajar a la vibrante Kuala Lumpur.

Para los que hayáis viajado al sur este asiático, sabéis que Malasia y Singapur son las capitales de países repletos de rascacielos, un paisaje no muy común en los demás países de la zona. Es por eso, que no os podéis perder una visita a este país, tan amable como su gente.

En mi caso, volé desde Katmandú, Nepal hacia Kuala Lumpur, por lo que el cambio de registro del país, fue bastante brusco. Una vez aterricé en el Aeropuerto de Kuala Lumpur, tenía ganas de conocer mejor esta nueva cultura, por lo que decidí viajar en el transporte público hacia el centro.

Me sorprendió la organización, limpieza y pulcritud de este país nada más pisarlo. El transporte público que cogí fue el tren express, una especie de metro futurista que en menos de treinta minutos y directamente desde la terminal de llegadas del aeropuerto, me dejó en medio de ese paisaje de rascacielos tan icónico de la capital malaya. Su precio, depende en qué parada te detengas, ronda entre los 8 y 12 euros.

Para evitarse líos a la hora de pagar, así como estafas con el cambio de moneda por ser turistas, os recomiendo cambiar una cantidad mínima de vuestra moneda a Ringgits – la moneda local –  en el aeropuerto, para poder así pagar fácilmente tanto el transporte público, como cualquier otro transporte que decidáis coger.

Al salir del interior del avión, y entrar en el aeropuerto, veréis que os esperan muchas casas de cambio de moneda, dispuestas a ayudaros. Como consejo, mirar en los carteles qué caseta ofrece mejores precios en la moneda que llevéis. En Malasia no se lleva mucho el regateo, pero siempre puede intentarse cuando se trata de grandes cantidades de cambio. Aunque eso sí, recomiendo hacerlo en las casas de cambio de la misma ciudad, ya que os ahorrará cambio desorbitados por el simple hecho de estar en el interior del aeropuerto.

Otro consejo que tengo que daros, es que si os perdéis, preguntéis a los locales. Su amabilidad os sorprenderá como lo hizo conmigo al preguntar a una chica donde estaba la línea del tren express hacia el centro de Kuala Lumpur. Ella misma me informó que había un autobús por 10 ringgit que te llevaba al centro de la ciudad, pero que los locales cogían el tren, porque reducía la jornada a mitad de tiempo. Debido al cansancio, decidí decantarme por el tren.

Al salir del interior del avión, y entrar en el aeropuerto, veréis que os esperan muchas casas de cambio de moneda, dispuestas a ayudaros.

Como consejo, mirar en los carteles qué caseta ofrece mejores precios en la moneda que llevéis. En Malasia no se lleva mucho el regateo, pero siempre puede intentarse cuando se trata de grandes cantidades de cambio. Aunque eso sí, recomiendo hacerlo en las casas de cambio de la misma ciudad, ya que os ahorrará cambio desorbitados por el simple hecho de estar en el interior del aeropuerto.

Otro consejo que tengo que daros, es que si os perdéis, preguntéis a los locales. Su amabilidad os sorprenderá como lo hizo conmigo al preguntar a una chica donde estaba la línea del tren express hacia el centro de Kuala Lumpur.

 Ella misma me informó de que había un autobús por 10 ringgit fuera del aeropuerto, que te llevaba al centro de la ciudad, pero que los locales cogían el tren, porque reducía la jornada a mitad de tiempo. Debido al cansancio, decidí decantarme por el tren, y viajar con ella hacia el centro de la ciudad.

La línea de tren se llama KLIA Express, y cobran por parada unos 10 ringgit, que son unos  2,50 euros aproximadamente. En mi caso, al querer ir hasta el centro de la ciudad, tuve que recorrer cuatro paradas: Salak Tinggi, Putrajaya & Cyberjaya, Bandar Tasik Selatan y finalmente mi parada, KL Sentral.

Su precio depende de en qué parada te detengas, para mi fueron unos 8 euros, que en ringgit serían unos 40 aproximadamente. Un precio bastante económico para el precio de los desplazamientos desde el aeropuerto del continente Europeo. Recordad que los precios varían según la fluctuación de la moneda, por lo tanto aunque los precios del tren no cambien para los malayos, para los extranjeros es importante tener en cuenta en qué momento es inteligente ir a un país, para que puedas hacer lo mismo, a veces hasta por la mitad de precio.

Todavía recuerdo la primera vez que salí de la estación central de trenes y vi aquellos rascacielos rodeándome. Llevaba meses perdida por los Himalayas, y desde que emprendí mi viaje en 2018, no había vuelto a pisar una ciudad tan señorial. Así que podéis entender la sensación de impresión que me causó dicho cambio. Los trenes con aire acondicionado, la gente respetando el espacio vital de las personas, ni un solo deshecho por el suelo, todo asfaltado, pulcro y cuidado. Me había teletransportado a la comodidad de occidente con tan sólo un vuelo de aproximadamente cinco horas.

Si esta no es el tipo de experiencia que queréis vivir porque vais justos de tiempo en unas vacaciones programadas, deciros que la opción del taxi está siempre disponible. La jornada son cuarenta y cinco minutos de carretera, y suele costar unos 75 ringgit por persona, es decir unos 17 euros.

Como podéis ver, Kuala Lumpur ofrece opciones de transporte para todos los bolsillos y tipo de visitantes, por lo que espero que este artículo os haya sido útil para escoger cuál funciona mejor con vuestro itinerario de viaje.

Una vez alcanzáis el centro de la ciudad, no sólo podréis disfrutar de un paisaje urbano de escándalo, sino que podréis disfrutar alrededor de la boca de la estación, de comida local, cafés de diseño, experiencias únicas del panorama Malayo, y de miles de rincones en los que perderse.

A diferencia de otros países asiáticos, donde los transportes desde el aeropuerto son un lío lleno de transbordos, la eficacia de Malasia en la organización, hace que viajar con el transporte público, no sólo sea lo más cómodo para locales y turistas, sino que te ofrece una visión autóctona del día a día de la gente de Malasia.

Por último, recordaros que se trata de un país mayoritariamente musulmán, por lo que el cerdo es muy difícil de encontrar, y su moral va acorde con el islam, el cual les obliga moralmente a ayudar al viajero, ya que una vez en su vida, deben de peregrinar hasta la Meca. El autostop, el preguntar a locales si estás perdido, y la forma que tienen de acogerte y abrirte las puertas de sus casas, hace que te enamores con cada persona con la que te cruzas. Todo y ser un país musulmán, el trato hacia hombres y mujeres extranjeros, sigue siendo admirable y a diferencia de otros países como India, bastante igualitario.

Espero que os haya parecido interesante este breve artículo, y nos vemos en más destinos y consejos por el mundo!

PAULA ANDREU
@pandreunadal
(Viajera Nómada y Fotógrafa Documental)

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Más artículos de Kuala Lumpur